Laberintos: Ejercicios Visuales Para Trabajar En Terapia Visual

Compartir nos ayuda!

¿De qué manera pueden los laberintos ser utilizados cómo ejercicios visuales para trabajar en terapia visual? 

¿Qué beneficios tienen los laberintos? ¿Por qué son buenos ejercicios visuales y cómo aplicarlos en nuestra rutina para tratar la ambliopía?

Si no somos los únicos en plantearnos estas cuestiones y tantas otras, sigue leyendo… porque hoy aprenderemos 14 beneficios de hacer laberintos y no solo a nivel visual.

Veremos cómo trabajarlos para incluirlos en la terapia visual y también, en la ambliopía.

Al final de este post, hemos elaborado dos PDFs con un total 100 laberintos, con diferentes niveles de dificultad separados en: laberintos fáciles y laberintos difíciles

Además, hemos incluido un enlace para conocer paso a paso cómo editar nuestros laberintos en PDF para realizarlos online. 

¿Qué nos aportan los laberintos?

Los laberintos son uno de los pasatiempos favoritos de los niños, pese a parecer un juego sencillo y simple también son unos buenos ejercicios visuales para trabajar entre otros, la ambliopía.

La realidad es que, los laberintos nos aportan muchos beneficios y no sólo para el desarrollo visual.

Es una actividad que requiere de muchas competencias como: la atención, la exactitud, la observación, la paciencia, la autocrítica o la perseverancia.

Los laberintos son rompecabezas mentales donde nuestro reto está en encontrar la salida, después de ir averiguando a lo largo del camino, cuál es la dirección correcta a seguir.

Cada laberinto ha de estar adaptado a las capacidades y a la edad de la persona, ya que si el nivel es demasiado elevado o demasiado sencillo, puede aburrirnos o frustrarnos y acabemos dejándolo sin acabar. 

14 beneficios de hacer laberintos

¿Cuáles son los beneficios de hacer laberintos?

Hacer laberintos tiene muchos beneficios, ¿quieres conocer cuáles son?

1. La percepción visual y la observación

Para poder ser capaces de resolver un laberinto, la percepción visual es uno de los elementos imprescindibles.

Necesitamos visualizar cada detalle del recorrido y alternar la visión focalizada en un elemento y la visión del conjunto.

Además, ejercitamos la atención visual y practicamos la coordinación viso-espacial, la coordinación óculo-motora, el seguimiento visual y la memoria visual.

2. Capacidad de atención

La atención del ser humano es limitada y a veces cuesta mantener la atención en una misma actividad.

Al trabajar con laberintos, se potencia la capacidad de atención ya que no solo logra captar la atención de la persona que lo realiza, sino que además, requiere de su paciencia.

3. Capacidad de concentración

La capacidad de concentración implica mantener la atención, la cual se logra mediante la motivación

Y esta motivación se basa de forma indirecta en la concentración para poder encontrar la salida del laberinto.

4. Capacidad matemática 

Al realizar laberintos, se entrenan capacidades y habilidades que, posteriormente, nos ayudarán a la hora de resolver problemas matemáticos o practicar algún deporte

5. Resolución de problemas

Durante el camino del laberinto, nos encontramos en un constante proceso de toma de decisiones para poder llegar a la salida. 

Por lo que al hacer el laberinto estaremos trabajando las habilidades de funcionamiento ejecutivo, el cual incluye entre otros, la organización, la planificación, la estrategia, la atención sostenida, la gestión del tiempo, memorización de detalles, etc. 

Además, nos ayudará a enfrentarnos a los desafíos que se nos presentan en el camino.

6. Orientación espacial y las relaciones espaciales

Los laberintos favorecen la estimulación de la orientación espacial al tener que ir utilizando las distintas direcciones para poder ir de una posición a otra a través del camino correcto.

7. Capacidad de planificación, anticipación y pensamiento lógico

Pensar de forma lógica, planificar y anticipar cuáles van a ser nuestros próximos pasos para conseguir nuestro objetivo de llegar al final del camino.

8. Capacidad motora (psicomotricidad fina)

Es un excelente ejercicio para trabajar las habilidades motoras finas al tener que seguir con el lápiz o con el dedo el recorrido por el laberinto.

Para ello, tenemos que coordinar pequeños movimientos precisos, tanto de los ojos como de las manos, es decir la coordinación óculo-manual.

9. Herramienta de diagnóstico para evaluar los procesos de aprendizaje

Para conocer cual está siendo la evolución del niño en su aprendizaje, al poder ir observando la capacidad de toma de decisiones, la ejecución, la percepción espacial, la rapidez de aprendizaje, etc.

10. Fomenta la persistencia

Ya que no querremos abandonar el laberinto hasta haberlo finalizado.

11. Fomenta el ingenio

Al tener que encontrar distintas opciones, soluciones para poder llegar al final del camino y ejercita de esta forma, nuestra mente.

12. Desarrolla el pensamiento abstracto y la intuición

La intuición y el pensamiento abstracto se estimulan a medida que realizamos laberintos de manera habitual, gracias al análisis continuo de resolución de posibles salidas

Y ello nos permitirá encontrar la salida cada vez con más facilidad.

El pensamiento abstracto se trabaja al buscar la solución del laberinto, ésta es clave para el desarrollo cognitivo, la capacidad de análisis y la creatividad.

13. Capacidad de autoevaluación

Un laberinto nos permite evaluarnos a cada paso que damos, ya que al elegir un camino erróneo, tenemos que observar en qué punto nos encontramos y ser capaces de retroceder y encontrar un nuevo camino para poder seguir. Permitiendo la capacidad de rectificación.

14. Autoconfianza

Los laberintos son herramientas perfectas para crear la confianza en uno mismo, empezaremos por un laberinto sencillo, el cual podamos resolver fácilmente y luego, iremos incrementando poco a poco la dificultad.

Si te apetece ampliar información, te dejamos estos dos interesantes artículos: Algunos componentes cognitivos en la resolución de la tarea de laberintos de la escala Wisc-R y Un programa informático de habilidades visuoespaciales como resultado educativo.

Laberintos y terapia visual

¿Por qué son buenos los laberintos cómo ejercicios visuales para la terapia visual?

1 Al hacer un laberinto se hace uso de la integración visual motora, es decir la coordinación de los movimientos de la mano basada en la información visual recibida.

Por ejemplo, al tener disfunciones visuales tales como la ambliopía, las habilidades visuales perceptivas y las habilidades motoras no se comunican de forma eficaz y coordinada.

Por lo que, al trabajar los laberintos como ejercicios visuales en la terapia visual, estaremos ejercitando la coordinación entre ambas habilidades.

2 Además, los laberintos requieren que realicemos un escaner general del laberinto para así poder encontrar posibles salidas. 

De esta forma, estaremos fomentando la atención visual y la coordinación viso-espacial mediante movimientos horizontales y laterales, habilidad que también se utiliza tanto para leer como para escribir.

3 Por otro lado, desarrollamos las habilidades motoras finas ya que para seguir el camino de un laberinto con un lápiz, se necesitan movimientos coordinados y precisos para no tocar las paredes y continuar el camino de forma correcta.

Cómo podemos ver, los laberintos tienen muchas cualidades para el aprendizaje de los niños en cualquier edad (y también para los adultos).

Y es que, además de entretenerles, les ayuda al desarrollo cognitivo y las habilidades y las funciones básicas.

Los laberintos sirven para trabajar la atención y la concentración, la orientación, la memoria visual, la psicomotricidad fina, estimula la atención, la planificación y la anticipación a la hora de resolver problemas, ya que se desarrollan aptitudes como la exactitud, la observación o la toma de decisiones.

La ambliopía, por su parte, presenta varios desafíos como son: el control oculomotor, la conciencia espacial, la acomodación o el procesamiento de la información visual.

A pesar de que los laberintos pueden llegar a ser ejercicios visuales aptos para la terapia visual gracias a su gran variedad de beneficios, no debemos olvidar el consejo de nuestro optometrista u oftalmólogo, ya que éste será quien nos indique si estos ejercicios puede ser beneficiosos para nuestra terapia o la de nuestra familia o son simplemente un buen pasatiempo para nosotros.

Para descargar los laberintos fáciles en PDF: Laberintos Fáciles PDF

Para descargar los laberintos difíciles en PDF: Laberintos Difíciles PDF

Estos laberintos se pueden imprimir pero si lo prefieres, también se pueden realizar en línea, sin necesidad de imprimirlos y gastar papel y tinta.

Para descargar los laberintos y hacerlos online: Laberintos Online: Cómo Editar Un PDF Para Hacer Laberintos Online

Cómo utilizar los laberintos como ejercicios visuales para trabajar la ambliopía

Hemos elaborado los laberintos en 2 PDFs distintos y con la misión de poder utilizarlos como ejercicios visuales para trabajar la ambliopía. ¿Y de qué forma?

Estos ejercicios visuales podemos realizarlos tanto con parche o con filtro rojo:

Ejercicios visuales –  Laberintos con parche

. ¿Cómo funciona?

– Parche: Nos referimos al parche sea de tela, pirata, adhesivo o de silicona que cubrirá nuestro ojo dominante y de esta forma, estaremos haciendo trabajar al ojo vago para que gane fuerza y agudeza visual.

Y es que, si realizamos los laberintos con el parche puesto, estaremos trabajando el ojo vago. Lo que nos ayudará a fortalecerlo. 

Trabajamos la coordinación óculo-motora, al intentar integrar las habilidades visuales y motoras al ir resiguiendo con el lápiz lo que nuestro ojo va viendo a cada paso del camino.

. Laberinto con parche – Imprimir u online?

Puedes elegir imprimir el PDF de laberintos y trabajarlo desde el impreso o bien, puedes subir nuestro PDF a un programa online el cual permita la edición de PDF Online.

Si quieres, te enseñamos cómo hacerlo en Laberintos Online: Cómo Editar Un PDF Para Hacer Laberintos Online

Ejercicios visuales – Laberinto con filtro rojo

. ¿Cómo funciona?

– Filtro rojo: Nos referimos al parche de filtro rojo que se utiliza en terapia visual o gafas anaglifas donde una de sus lentes es de color rojo. 

El ojo dominante tendrá una lente de color rojo delante y tendremos algunos elementos que solo podrán ser visualizados por el ojo ambliope. 

Los laberintos se pueden realizar con un parche de filtro rojo o con las gafas anaglifas (que nos facilita el optometrista en la terapia visual).

De esta forma estarán los dos ojos abiertos y trabajando de forma conjunta. Solo que parte de la información recibida, vendrá exclusivamente del ojo vago y el otro estará ‘bloqueado’ por el filtro de color rojo. 

¿Qué es un filtro rojo y que son unas gafas anaglifas?

El parche de filtro rojo es una lente o un filtro que se utiliza en la terapia visual para el tratamiento antisupresión de la ambliopía para conseguir la visión binocular

Las gafas anaglifas por su parte, son unas gafas donde cada una de sus lentes es de un color distinto, una es roja y la otra es azul (o verde) para trabajar la binocularidad, donde cada ojo pueda ver dos cosas distintas.

No obstante, para la ejecución de nuestros laberintos, sólo utilizaremos la lente roja. Por lo que la lente azul (o verde) no nos aportará una información distinta al otro ojo, sino que éste verá lo mismo que el ojo que tiene delante el filtro rojo y además, las partes que le quedan bloqueadas a éste.

 Nuestro PDF de laberintos adaptado para el filtro rojo

Como podrás ver en el PDF de laberintos, las paredes de algunos de los laberintos en el PDF están en un color distinto al negro. Este color que hemos seleccionado, debería ser bloqueado por el filtro rojo.

Aunque nosotros hemos podido comprobar con nuestras gafas anaglifas y con nuestro parche de filtro rojo, que no es posible ver con el ojo que lleva el filtro de color rojo, verifica tu también que con tus gafas o filtro ocurre lo mismo.

En el caso de que tu filtro rojo no bloquee ese color de las paredes, no te preocupes, puedes igualmente utilizar el ejercicio, utilizando un lápiz con un color que no se vea a través del parche rojo.

¿Cómo podemos comprobar que nuestro filtro rojo bloquea el color?

Para poder comprobar que nuestro filtro rojo bloquea un color determinado, es muy sencillo.

El objetivo es utilizar un color que al poner el filtro rojo en nuestro ojo dominante, este color no se visualice por ese ojo. Pero que sí podremos verlo a través de nuestro ojo vago.

Hagamos la prueba:

  1. Elegimos el laberinto de la página 4 cuyas paredes NO son negras. O bien, escribimos con un lápiz de tono rojizo, anaranjado o rosado
  2. Colocamos las gafas anaglifas o el parche de filtro rojo.
  3. Tapamos con nuestra mano el ojo que NO tiene el filtro rojo delante.
  4. Resultados: no deberíamos las paredes del laberinto. O si el lápiz queda bloqueado por el filtro, el trazado no debería verse en el papel.

. Laberinto Filtro Rojo – Imprimir u online?

Tenemos dos opciones para poder hacer estos laberintos:

Podemos imprimir el PDF de laberintos para hacer los ejercicios desde el impreso o bien, subir nuestro PDF de laberintos a un programa online que permita la edición de PDF online.

1 Laberintos para imprimir

. Descargar e imprimir preferentemente en color

Si optamos por esta primera opción, lo que necesitamos es descargar el PDF con los laberintos seleccionados, ya sea el PDF de laberintos fáciles o el PDF de laberintos difíciles, preparar la impresora para imprimir nuestros laberintos y elegir un buen lápiz para completarlos.

. Elegir el color del lápiz

Para los laberintos de color negro: necesitaremos un color de lápiz que quede bloqueado por el filtro rojo. Suele ser un color rojizo, anaranjado o rosado.

De esta manera, podremos ver el camino rojo sólo con el ojo amblíope y el laberinto completo con los dos ojos.

Para los laberintos en color: Podemos elegir entre hacer los ejercicios visuales con un lápiz de color negro o bien, podemos optar por añadir dificultad eligiendo un lápiz cuyo color quede bloqueado por el filtro rojo.

Y es que,  si elegimos un color, lápiz, rotulador o bolígrafo rojo (o similar) para reseguir el camino, tendremos un doble reto. 

No obstante, antes de comenzar con el recorrido, verificaremos también que el lápiz  seleccionado también queda bloqueado por el filtro rojo, para así asegurarnos de que sólo el ojo perezoso puede verlo. Ya que no todos los rojos quedan bloqueados por el filtro.Laberintos online

2 Laberintos online

Además, tenemos la opción de no imprimir los laberintos y completarlos de forma digital, ya sea desde el ordenador o tablet.

El hecho de realizar los laberintos online, además de ser una forma mucho más ecológica y respetuosa con el medio ambiente, es una manera muy atractiva de poder realizar los laberintos. 

Seguro que a nuestros peques (y a los no tan peques) les motivará hacer algún laberinto desde la pantalla grande y si además, tenemos la suerte de tener una pantalla táctil, podremos realizarlos con el dedo.

¿Cómo? Es muy sencillo, pero preferimos enseñártelo paso a paso en Laberintos Online: Cómo Editar Un PDF Para Hacer Laberintos Online

Esperamos que disfrutes de estos laberintos, pero por favor, consulta con un profesional de la visión si estos ejercicios visuales pueden ser aptos para ti o para tu familia antes de hacerlos.

Laberintos Fáciles o Laberintos Difíciles

Como verás, a continuación tenemos dos PDFs:

Laberintos fáciles:

El primer PDF es una selección de 44 laberintos que hemos elaborado para principiantes, ya sea niño o adulto, encontrarás varias páginas donde el nivel de dificultad irá in crescendo

Revisa cuál es tu nivel o el de tu hijo y siéntete libre de adaptar los laberintos a tu/su situación actual.

Laberintos difíciles:

En el segundo PDF hemos realizado 56 laberintos que pueden realizarlos tanto adultos como niños, siempre dependiendo del nivel de cada uno.

 La dificultad de estos laberintos es superior a los anteriores. De la misma forma, revisa cual es tu nivel y ajústalo a tus necesidades y situación actuales.

Y ahora sí, ¡prepara tu mejor lápiz y encuentra la salida a nuestros laberintos!