Como Echarse Gotas En El Ojo Uno Mismo

¡Compartir nos ayuda a todos!

Sabemos de primera mano lo difícil que puede llegar a ser echarse uno mismo las gotas en el ojo

Cuando hablamos de gotas en el ojo nos referimos tanto a como echar lágrimas artificiales como también, cualquier otro tipo de colirios o gotas oftálmicas que se utilizan como parte de algún tratamiento. Ya que ambos tipos de gotas se aplican de igual forma en el ojo.

Por eso hoy, vamos a conocer algunos trucos para ponerse gotas en los ojos.

– Podemos colocarnos sentados con la cabeza hacia atrás o recostada. O preferible, tumbados.

– Con nuestro dedo índice bajamos el párpado inferior de nuestro ojo.

– Agarramos con la otra mano, el bote de las gotas que tenemos que echar en el ojo.

– Evitamos mirar el bote, de lo contrario posiblemente cerraremos el ojo como acto reflejo. Es mejor mirar hacia arriba.

– Presionamos el bote para que salga la gota, intentando que ésta caiga en el hueco que hemos dejado libre en el párpado inferior.

– Al caer la gota, parpadeamos varias veces para que la lágrima o solución se esparza por el ojo. Sin movernos de la posición en la que nos encontramos.

– Liberamos el párpado inferior y mantenemos el ojo cerrado y relajado durante unos segundos.

– Para evitar que el lagrimal saque la gota del ojo, presionamos ese ángulo con el dedo índice y pulgar.

– Con un pañuelo secamos la zona alrededor del ojo.

– Antes y después de la aplicación de las gotas en los ojos, lavamos nuestras manos.

Aunque parezca un procedimiento sencillo a veces puede parecer una misión imposible. Especialmente, si se trata de poner las gotas en los ojos a un niño que no se deja.

¿Cómo poner gotas en los ojos a un niño que no se deja?

Para echar lágrimas artificiales o cualquier otro tipo de colirio, en caso de hacerlo a un niño (o bebé) es posible que éste esté nervioso, inquieto y quizás tenga miedo.

Por ello, la mejor recomendación es mantener un tono tranquilo y relajado con él, transmitirle serenidad y seguridad. Y actuar con decisión y rapidez.

¿Cómo se coloca la gota ocular en un niño?

Para poner las gotas a un niño, procederemos de la misma forma como lo haríamos con uno mismo, aunque siempre será mejor que el niño esté tumbado.

– Lavamos nuestras manos y preparamos el bote de las gotas para los ojos, teniendo en cuenta que deberemos retirar la arandela que rodea el bote.

– Colocamos al niño tumbado.

– Sujetamos suavemente su cabeza y con el dedo índice presionamos el párpado inferior.

– Si el niño no quiere abrir los ojos, con el pulgar de nuestra mano que sujeta la cabeza, mantendremos abierto también el párpado superior.

– Aplicamos las gotas en el ojo con la otra mano.

– Con nuestro meñique de la mano que sujeta su cabeza, hacemos una suave presión en el ángulo interior del ojo durante unos segundos, para que no se pierda la solución.

– Una vez tenga las gotas en el ojo es recomendable que el niño se quede unos minutitos en esa posición para que penetren en el ojo.

Trucos para echar gotas en los ojos

Un truco que puede ayudarnos si no conseguimos echar las gotas en los ojos como comentamos anteriormente, es:

– Colocarnos frente a un espejo y ladeamos la cabeza hacia un lado y hacia delante.

– Colocamos el bote de las lágrimas en el ángulo exterior del ojo (desde el rabillo del ojo), sin tocarlo.

– Presionamos el bote para que expulse la gota.

– No es necesario tocar, ni abrir el ojo.

En el caso de que se trate de un niño que no se deja poner las gotas.

– Tumbamos al niño de lado.

– Y aplicamos igualmente, la gota desde la parte externa del ojo.

Para acabar…

Recuerda que ante cualquier duda que pueda surgir sobre cómo colocarse uno mismo gotas en los ojos o cómo poner las gotas en los ojos a un niño que no se deja, la mejor opción siempre, es consultar a nuestro oftalmólogo, optometrista, médico o pediatra de confianza para que pueda guiarnos en el proceso.