4 Consejos Para Mantener Una Buena Salud Visual

¡Compartir nos ayuda a todos!

Nuestros ojos son un órgano fundamental en nuestro organismo y uno de nuestros 5 sentidos y gracias a ellos podemos captar la información del entorno y descubrir lo que nos rodea.

Pero si es cierto que, hay ocasiones en las que no le damos la importancia que requiere y nos olvidamos que si llevamos a cabo unas simples acciones y hacemos de éstas, hábitos podemos ayudar a nuestros ojos a mantenerse más saludables. 

La importancia de la vista es vital para nuestra calidad de vida y es que la visión es nuestro sentido más importante, nuestros ojos recogen más del 80% de la información que recibimos y no solo hablamos de las imágenes, sino también de todas las sensaciones que recoge nuestro cerebro a través de las mismas, 9 de cada 10 percepciones sensoriales vienen de la vista.

Por tanto, sea cual sea nuestra edad es importante recordar estos pequeños tips, los cuales pueden llegar a hacer grandes beneficios a nuestra salud visual o por consiguiente, a nuestra salud en general.

1 Comer saludable:

Mantener una visión sana se empieza con la comida que ponemos en nuestro plato. Alimentarse con una dieta equilibrada, variada y saludable es importante para poder gozar de buena salud en todo nuestro cuerpo, una buena alimentación nos ayuda a mantener un peso saludable, lo que reduce las posibilidades de padecer obesidad y algunas enfermedades relacionadas, tales como la diabetes del tipo 2, principal causa de ceguera en adultos. 

Y es que, la alimentación repercute directamente también a nuestros ojos y alimentarnos a base de alimentos que contengan un alto aporte de vitaminas y nutrientes ayuda a no padecer patologías oculares tales como las cataratas o la glaucoma.  

Por lo tanto, es recomendable llevar una dieta saludable en cualquier etapa de nuestra vida. Así que, vamos a ver:

¿Cuáles son los alimentos que fortalecen nuestra vista? y ¿Cuáles son las mejores vitaminas para la vista?

Para mantener una salud visual es aconsejable darle a las verduras un papel principal en nuestra alimentación gracias a sus grandes aportes vitamínicos y nutricionales. 

Trataremos de incluir a nuestra dieta alimentos que contengan vitaminas A, B, C y E y ácidos grasos esenciales:

  • Alimentos con vitamina A como lácteos y productos de origen vegetal, especialmente los de color naranja, rojizo o amarillo, como zanahoria, batata, tomate, níspero, melocotón, ciruela, calabaza y los de hoja verde como espinacas, kale, col o rúcula.
  • La vitamina B, el ácido fólico, la piridoxina y la vitamina B12 podemos encontrarlos en los frutos secos como por ejemplo en nueces, almendras y avellanas; en cereales integrales como la avena, el trigo o la cebada y en suplementos alimenticios. 
  • Los cítricos como las naranjas o los limones, así como también los pimientos, contienen vitamina C.
  • Alimentos que contengan vitamina E pueden ser las hortalizas de color verde y los vegetales ricos en aceite como los guisantes, la lechuga o las nueces, las semillas de girasol o los suplementos de germen de trigo.
  • Los ácidos grasos esenciales, los encontraremos sobretodo en pescado azul, cereales integrales, semillas de calabaza y nueces, los del grupo omega 3 y los omega 6 en aceites como los de girasol, soja, maíz y frutos secos. 

No podemos olvidar que es aconsejable beber al menos 2 litros de agua al día y comer 5 raciones de frutas y verduras diariamente, así como evitar el exceso consumo de azúcares y grasas saturadas

2 Hidratar los ojos:

Beber suficiente agua no solo afecta a nuestro organismo sino también a nuestra salud visual. Tal y como comentábamos, es aconsejable beber por lo menos 2 litros de agua diarios y es que una buena hidratación es fundamental para la eliminación de toxinas de nuestro cuerpo, prevenir la hinchazón y la retención de líquidos. 

En el caso de la vista, la hidratación a través de la ingesta de agua proporciona a nuestros ojos las lágrimas necesarias para poder prevenir la sequedad en los ojos y evitar así el enrojecimiento, la picazón e incluso el dolor.  

La sequedad ocular puede ser no solo debida a la exposición durante horas y horas ante una pantalla de ordenador, tablet o móvil; sino también a la exposición a bajas temperaturas durante un tiempo prolongado ya sea naturales o artificiales, en casa, en la oficina o incluso conduciendo, la brisa que entra por la ventana durante largos ratos, también puede causar sequedad; o la exposición al humo

Y es que, los ojos al igual que nuestra piel precisan de hidratación, especialmente si nuestros ojos son sensibles, en este caso podría no estar de más tener en nuestro baño, lágrimas artificiales para ayudarles a estar siempre bien hidratados y aunque parezca una obviedad, también recordaremos que no podemos olvidarnos de parpadear.

Y es que hay ocasiones en los que estamos tan absortos con algo visual, como puede ser viendo una película o leyendo un libro, que olvidamos parpadear, lo que puede provocar también la sequedad en nuestros ojos. Un buen ejercicio para mejorar la hidratación ocular, puede ser abrir y cerrar los ojos por 20 veces.

3 Descansar la vista:

Los ojos igual que nosotros también precisan de descanso y es que aunque nosotros no nos demos cuenta y pensemos que estamos descansando, nuestros ojos no lo están haciendo.

Nuestros ojos están continuamente expuestos, trabajando y aportándonos información de nuestro entorno y es que no solo se sienten forzados cuando estamos frente a una pantalla de ordenador o con la la lectura de un libro, sino que los ojos se encuentran en continuo esfuerzo y rendimiento.  

  • Por ello, es recomendable tomar pequeñas pausas durante el día cada 15 o 20 minutos, es aconsejable parar la actividad que está haciendo someter nuestros ojos durante unos segundos y mirar al horizonte sin fijar la vista en nada y cerrar luego los ojos sin apretarlos, esta simple acción puede ayudarnos a relajarnos y nuestros ojos también se sentirán muy agradecidos por haberlo hecho.
  • Disponer de una buena iluminación, preferiblemente natural, es aconsejable mientras nuestros ojos están concentrados para poder reducir la fatiga visual, evitando los reflejos de luz en la pantalla del ordenador o la televisión y situar el foco de luz detrás nuestro y enfocando el punto de fijación en el caso de lectura de un libro por ejemplo.
  • La oscuridad favorecerá el descanso de nuestros ojos, durante nuestras pausas podemos cerrar nuestros ojos y taparlos suavemente con nuestras manos, acompañándonos con una respiración profunda y relajada.
  • Un pequeño masaje suave y circular en los párpados también favorecerá la relajación visual

¿Cuáles son los síntomas de la fatiga ocular?

La falta de descanso y la fatiga ocular puede provocar: enrojecimiento en los ojos, picazón o quemazón, sequedad o lagrimeo excesivo por parte de un ojo o ambos, dolor de cabeza, molestias a la exposición a la luz, dificultad para enfocar o visión borrosa e incluso, en algunas ocasiones, visión doble

Para evitar al máximo el cansancio ocular, mientras estemos trabajando con nuestro ordenador o cualquier otro tipo de pantalla a la cual estamos expuestos durante gran parte de nuestro día a día, intentaremos que la distancia sea lo suficientemente amplia, por lo menos a unos 50 cm de nosotros al tratarse de ordenador y siempre acompañados de la luz adecuada, la utilización de las pantallas luminosas a oscuras puede provocar un mayor cansancio en nuestros ojos.

4 Prevenir mejor que curar:

A más edad, más prevención. Si bien es cierto que a medida que pasan los años y envejecemos somos más proclives a padecer alteraciones en nuestra visión y las revisiones se hacen cada vez más imprescindibles, especialmente si padecemos de enfermedades como colesterol, hipertensión o diabetes; es recomendable ya desde niños ser conscientes de la importancia de una buena salud visual y aprender a cuidar de esos órganos tan importantes para nosotros como son los ojos, los cuales nos proporcionan el conocimiento del mundo que nos rodea.

De esta manera, seremos capaces de poder prevenir muchas dolencias y enfermedades que podrían desarrollarse en nuestros ojos, acudiendo a tiempo al oftalmólogo.

Es aconsejable acudir a la consulta del oftalmólogo o del optometrista para realizar una visita rutinaria anualmente incluso cuando no haya ningún síntoma aparente ni perceptible, ya que siempre es mejor poder tratar una patología ocular a tiempo y evitar así, la pérdida de visión en un futuro.

A partir de los 40 años es muy recomendable acudir a una revisión ocular ya que es a partir de esta edad cuando empiezan a desarrollarse los primeros cambios en la visión.

También puede ser de gran ayuda conocer el historial médico familiar para saber si en la familia hay antecedentes de algún caso de enfermedad congénita, como puede ser la glaucoma o las cataratas. 

Como hemos visto, la visión es nuestro sentido más desarrollado y por lo tanto, más importante, es por ello que es de vital importancia poder gozar de una buena salud visual y hacer todo lo que esté en nuestra mano para hacer que así sea, pudiendo prevenir a tiempo cualquier daño y realizando algunos pequeños hábitos como los que acabamos de ver.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad