¿Qué es el Síndrome Visual Informático?

Compartir nos ayuda!

El Síndrome Visual Informático (SVI) es el conjunto de síntomas que aparecen al realizar un sobreesfuerzo visual y ocular al estar en contacto durante un periodo prolongado con pantallas digitales, ya sea smartphone, ordenador, tablet o televisión.

El hecho de pasar la mayor parte del día conectados a los aparatos tecnológicos ha obligado a nuestros ojos a estar inmóviles y fijos en un punto determinado durante las horas de trabajo, estudio o incluso, de ocio y en casa. 

Según indica el Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas, hay estudios que indican que el 90% de la población que utiliza los dispositivos electrónicos por más de tres horas sufre este síndrome visual. Se prevé que esta cifra vaya en aumento y se calcula que en 2030 más del 30% de niños sufrirán de miopía como consecuencia del excesivo uso de dispositivos digitales

No es de extrañar, si tenemos en cuenta el informe aportado por la Fundación Telefónica en el 2013, el cual indica que la persona española consulta de media unas 150 veces su teléfono inteligente, ya sea para revisar su correo, sus redes sociales, sus chats o simplemente para navegar por internet.

Pero, ¿están nuestros ojos realmente preparados para acarrear esta carga? 

Hasta hace tan solo un siglo, la mayoría de personas estaban acostumbradas a tener un trabajo donde su vista estaba acostumbrada a utilizarse en distancias lejanas, en espacios abiertos y al aire libre, eran capaces de poder mirar hacia el horizonte con sus ojos y éstos podían, de esta forma, descansar

En muy pocos años, nuestra actividad visual, nuestra forma de trabajar y de comunicarnos, ha cambiado de forma radical. Ahora los ojos se utilizan prácticamente en la totalidad del día para ver a distancias cortas. 

Y para que eso sea posible, los ojos desarrollan dos funciones para poder enfocar y así poder permitir una visión binocular, integrando la imagen aportada por cada ojo al cerebro:

  • la función de acomodación, para poder enfocar de cerca
  • la función de convergencia, el movimiento muscular de los dos ojos para llevar los dos ejes visuales al mismo punto.

 Síntomas del Síndrome Visual Informático

Entre los principales síntomas del Síndrome Visual Informático encontramos: 

  • Parpadeo lento
  • Sequedad ocular
  • Fatiga ocular o astenopía
  • Irritación ocular
  • Visión borrosa
  • Visión doble
  • Quemazón en los ojos
  • Pesadez en los párpados
  • Cefalea
  • Dolor de muscular y articular en cuello y hombros
  • Lagrimeo
  • Mayor sensibilidad a la luz o fotofobia

Según Castillo y Uguti, en el análisis de 32 artículos seleccionados de las plataformas SciELO, Lilacs y Pubmed durante los años 1984-2013, los cuales trataban el concepto de Síndrome Visual Informático y la categorización de sus síntomas, nos separan los síntomas del SVI en:  síntomas oculares, síntomas visuales, astenópicos, sensibilidad a la luz y síntomas musculoesqueléticos.

Y segmentan los síntomas de la siguiente forma:

Síntomas visuales

Enfoque lento

Visión doble

Visión borrosa

 

Síntomas oculares

Sequedad ocular

Lagrimeo

Irritación ocular

Quemazón o ardor ocular

Síntomas astenópicos

Fatiga visual

Cefalea

Dolor en los ojos

Sensibilidad a la luz – fotofobia

Musculoesquelético

Dolor de cuello y hombros

Fuente Blehm et al. (2005) y extraida de: https://www.researchgate.net/publication/284275213_Sindrome_de_la_vision_del_computador_diagnosticos_asociados_y_sus_causas

Finalizan la búsqueda concluyendo que los síntomas astenópicos son los primeros en aparecer y los más frecuentes, éstos nos alertan de que hay algún problema ocular o visual que está apareciendo

Normalmente, la sintomatología causada por el síndrome visual informático suele ser temporal y remite una vez se dejan de utilizar los dispositivos, aunque si bien es cierto, hay personas a las que le perduran alguno de estos síntomas aún habiendo suspendido la actividad. 

No obstante, si no se pone remedio a la causa que provoca esta serie de síntomas, éstos volverán a repetirse, debido al uso constante de las pantallas. 

Vemos pues, cuáles son causas:

Causas del Síndrome Visual Informático

  • Defecto de graduación, falta de graduación o una graduación mal corregida.
  • Las gafas o lentes de contacto pueden no ser las adecuadas, ya sea por graduación o el diseño que no están adaptadas para tener la vista fija en las pantallas.
  • Al utilizar una pantalla de ordenador de forma continuada a una distancia menor de 60 cm, las radiaciones de luz de la misma pueden afectar directamente a la retina de los ojos provocando fatiga visual.
  • Al utilizar de forma prolongada un teléfono inteligente, los ojos están obligados a leer letras de dimensiones mucho más reducidas, lo que implica que trabajen más para poder enfocar, utilizando más las funciones de acomodación y convergencia.  
  • Si nuestro sistema visual, no tiene una buena coordinación en la visión binocular, como es el caso del ojo vago o ambliopía, podemos sufrir molestias mientras lo estamos utilizando.
  • El reflejo y el brillo de las pantallas pueden causar estrés visual, ya que hacen más difícil la tarea de visualizar las imágenes y los textos que nos aparecen. Especialmente, si se utilizan en un ambiente oscuro.
  • Al mirar fijamente una pantalla, la frecuencia de parpadeo se reduce considerablemente, lo que provoca sequedad en los ojos, irritación, sensación de un cuerpo extraño en el ojo, etc. y se incrementa si en la habitación hay aire acondicionado o calefacción, ya que producen sequedad en el ambiente.
  • Una mala postura del cuerpo puede hacer aumentar la fatiga ocular, considerando la posición del monitor en relación a nuestros ojos, la altura de la mesa de trabajo o la silla. Y es que, nuestros ojos se sobreesfuerzan si nuestra postura es inadecuada delante de la pantalla 

¿En qué consiste la regla del 20, 20, 20?

La regla del 20, 20, 20 se refiere a:

Apartar la vista de la pantalla durante 20 segundos 

Cada 20 minutos

Enfocando como mínimo a 20 pies (6 metros)

Y con ello, lo que logramos es que nuestros músculos oculares se flexionen y cambien la posición y la distancia cercana que ha tenido hasta ese momento.

El Colegio Oficial de Ópticos y Optometristas de Catalunya creó, después de realizar una campaña en el 2014, sobre la Visión y Pantallas, una App descargable de forma gratuita en el ordenador, llamada OKVision  que no sólo nos recuerda la Regla 20, 20, 20, sino que también nos ofrece consejos y ejercicios para relajar nuestros ojos mientras trabajamos con el ordenador.

Al instalarnos la aplicación en nuestro PC, ésta nos irá alertando cada 20 minutos para hacer un pequeño descanso de 20 segundos y tiene varias opciones para ello, para de esta forma poder aplicar la Regla 20, 20, 20.

La primera opción es la que indica ‘descansar’ la cual permite relajar la mirada observando un objeto que se encuentre lejos de nosotros por una duración de 20 segundos, aparece en la pantalla un cronómetro que va marcando los segundos y al finalizar hace un sonido para alertarnos de que los 20 segundos ya han pasado.

La segunda opción es la de ‘consejo’ aquí nos ofrece una recomendación tanto de higiene visual, ergonómica o algún consejo sobre la visión y el uso de las pantallas.

La tercera opción es ‘ejercicio’ y al pulsar el botón nos indicará algún ejercicio para realizar, ya sea de movimientos oculares, para relajar la tensión ocular creada después de estar un rato utilizando las pantallas o bien, para flexibilizar la acomodación.

Con la opción ‘ocultar’ elimina de la pantalla la aplicación hasta el próximo recordatorio.

Según indica que el vicepresidente del COOOC (Colegio Oficial de Ópticos y Optometristas de Catalunya), Lluís Bielsa “El uso de esta aplicación, que alerta de cuándo deben hacerse pequeños descansos, tiene como objetivo mantener los ojos relajados y disminuir su cansancio, repercutiendo positivamente en la productividad en el trabajo y en la salud visual. Por ello, se recomienda su uso a todas las personas que pasan más de 2 horas delante de una pantalla”.

Y a parte de la Regla 20, 20, 20 veamos otros consejos que pueden ayudarnos para evitar sufrir los síntomas de este síndrome visual.

Consejos para tratar el Síndrome Visual Informático  

  • El polvo y las huellas en la pantalla pueden reducir la claridad de la pantalla, intenta mantenerla limpia.
  • Acuérdate de parpadear a menudo, cuando nos sentamos frente al ordenador el parpadeo es más lento, lo que provoca que los ojos se sequen. Podemos forzar el parpadeo voluntario o podemos ir cerrando los ojos por 20 segundos cuando nos acordemos.
  • Si fuese necesario, utiliza gotas humectantes o un humidificador del ambiente, para que éste no sea tan seco.
  • Cada 20 minutos, intenta cambiar el enfoque de los ojos mirando por la ventana o hacia un punto que esté lejos y cada dos horas, intenta realizar un descanso de 15 minutos para tus ojos.
  • Intenta evitar los reflejos y deslumbramientos de la pantalla, ya sea mediante cortinas en las ventanas, bajando la intensidad de la luz de la habitación o utilizando algún filtro antibrillo en la pantalla.
  • La silla que utilizamos ha de ser cómoda y ajustable a nuestro cuerpo, también incluye el reposabrazos si dispone del mismo, permitiendo un ángulo de 90 grados entre el antebrazo y el brazo y los pies han de poder descansar planos en el suelo o sobre el reposapiés. Las muñecas han de poder descansar en el teclado y la espalda ha de estar apoyada en el respaldo de la silla.
  • La distancia de un smartphone debería de ser de unos 30-35 cm, de una tablet a unos 40 cm y un ordenador entre 50 y 70 cm dependiendo de la dimensión de la pantalla. 
  • Será más cómodo para nosotros, si situamos la parte superior de la pantalla a la altura de nuestros ojos, para que así podamos mirarla ligeramente hacía abajo, unos 15 o 20 grados.
  • Utiliza lentes que dispongan de tratamiento contra la luz azul-violeta.
  • Es conveniente acudir al oftalmólogo o al optometrista para que pueda hacernos un chequeo para descartar otras posibles causas.

Algunos estudios relacionados con el Síndrome Visual Informático

Hemos encontrado una basta bibliografía académica que trata estudios realizados observando distintos grupos poblacionales, como por ejemplo en trabajadores, en universitarios o niños en edad escolar y su relación con el SVI o los efectos de la iluminación y los deslumbramientos.

A modo de pequeño resumen, hemos elegidos solo dos de los estudios que hemos encontrados que tratan de la relación del SVI y los efectos del deslumbramiento, respectivamente:

Según Molina, dos estudios epidemiológicos realizados a trabajadores de la Administración Pública de Alicante, España y publicados en el 2017, muestra cómo los trabajadores que pasan 8 horas frente a su ordenador en su puesto de trabajo, tienen más posibilidades de sufrir el Síndrome Visual Informático, que aquellos que están menos de dos horas.

En una investigación realizada por Lin y Yeh, publicada en febrero del 2019, tuvo como objetivo analizar los efectos de deslumbramientos  y la iluminación del campo visual en el Síndrome Visual Informático. 

Las conclusiones extraídas del estudio indican que las pantallas digitales sin deslumbramientos pueden ayudar a aliviar la fatiga visual y preservar de esta forma, el rendimiento visual y la iluminación suplementaria uniforme, puede hacer disminuir la variación del tamaño de la pupila y con ello, prevenir la fatiga visual.

El constante contacto con los ordenadores, las tablets, los smartphones están causando que nuestros ojos cambien las rutinas a las que los teníamos habituados en un pasado.

Sometemos a nuestros ojos y a nuestro sistema visual, a largas horas diarias en continuo esfuerzo a un punto fijo, a corta distancia y en ocasiones, con imágenes y texto a un tamaño muy reducido, sobretodo si nos referimos a nuestros móviles inteligentes, lo que obliga a nuestros ojos a forzarse más para poder enfocarse.

Y es que, en la actualidad no solamente utilizamos los ordenadores para trabajar, sino que una vez finalizada la jornada laboral, tomamos nuevamente otros dispositivos electrónicos, móviles, tablets o la televisión para acabar nuestro día. Lo que provoca que nuestros ojos no descansen una vez llegamos a casa.

Por último, indicaremos que las pantallas por sí mismas, no son dañinas para el ojo, lo perjudicial para nuestros ojos, es su mal uso y el abuso del tiempo que pasamos frente a ellas.