Zeaxantina Para Los Ojos

¡Compartir nos ayuda a todos!

Si tú también te estás preguntando qué es la zeaxantina, para qué sirve, qué beneficios tiene y qué alimentos contienen zeaxantina para proteger los ojos, sigue leyendo porque hoy vamos a aprender qué tan buena es la zeaxantina para nuestros ojos.

La zeaxantina es un carotenoide que junto con la luteína puede ayudar a mantener nuestra salud ocular en forma gracias a sus aportes antioxidantes.

Los carotenoides son los responsables en darle esa pigmentación natural a los alimentos. Son unas sustancias que se encuentran en las plantas y son las encargadas de la fotosíntesis y la absorción de la luz del sol.

¿Qué es la zeaxantina?

La zeaxantina es un pigmento soluble en grasa de color amarillento que lo encontramos en las plantas, bacterias y algas.

Es un compuesto que no puede producirse en nuestro cuerpo, por lo que tenemos que obtenerlo a través verduras de hoja verde, la yema del huevo o frutas de color naranja y amarillo.

Como ya hemos mencionado, la zeaxantina es un carotenoide y pertenece a la familia de las zantofilas y ha sido menos estudiada que el compuesto de luteína, pero no por ello significa que disponga de menos beneficios para nuestra salud.

¿Para qué sirve la zeaxantina?

Este pigmento tiene, en las plantas, la función de protegerlas, bloqueando la radiación solar.

En el caso de los humanos, no disponemos de la programación para sintetizar esta sustancia. 

A pesar de que sea muy importante para un buen funcionamiento de nuestro cuerpo. Por ello, dependemos de una ingesta permanente de alimentos que contengan zeaxantina.

Entre los beneficios que nos proporciona la zeaxantina se encuentran los de:

. Protegernos de los radicales libres.

. Reducir los efectos oxidativos.

. Disminuir la inflamación.

Los efectos de este carotenoide se centran en nuestra salud ocular, cutánea, cardiovascular y hepática.

¿Qué es la zeaxantina para la vista?

La zeaxantina, igual que la luteína, en los seres humanos una vez la hemos consumido se dirige hacía nuestros ojos y la encontramos en la mácula, la zona central de la retina. Por lo que, se les conoce a ambas sustancias como pigmentos maculares.

Mientras que la primera se concentra en grandes cantidades en el centro de la mácula, la segunda la encontramos en las partes periféricas de la mácula. 

Este compuesto tiene como función:

. La de proteger la mácula y el cristalino de las radiaciones ultravioletas que desprende el sol formando una especie de escudo.

. Su acción antioxidante impide el envejecimiento temprano de las células, gracias a la prevención de daños en su membrana. 

Se cree también que al bloquear la luz azul y proteger a los ojos contra la luz, podría a su vez, hacer posible un incremento en la tolerancia a las luces fuertes, como podría ser el resplandor del sol.

¿Qué beneficios tiene la zeaxantina?

Este pigmento liposoluble es fundamental en nuestra dieta ya que al consumirlo, se concentra en la parte central de la mácula, en el centro de la retina del ojo y nos ayuda a evitar la formación de radicales libres en el globo ocular.

Altos niveles de este pigmento en la retina podría ayudarnos a prevenir enfermedades oculares como la degeneración macular (protegiendo nuestros ojos contra la progresión de la enfermedad) o la formación de cataratas (retrasando su formación). 

Además de ser beneficiosa en otras afecciones como la retinopatía diabética (reduciendo los procesos de oxidación) o la uveítis (ralentizando el proceso inflamatorio).

Hay estudios que apuntan que tanto la zeaxantina como la luteína podrían llegar a reducir el riesgo de padecer enfermedades oculares crónicas.

Además, en algunos estudios se ha hallado que la zeaxantina y la luteína pueden tener efectos positivos en la piel, ya que protegen las células de la piel del envejecimiento prematuro y de tumores causados por los rayos ultravioletas. Así, como mejorar el tono de la piel, tal y como se comprobó en un estudio en 2016.

¿Qué alimentos contienen zeaxantina?

La zeaxantina puede encontrarse en gran variedad de alimentos, entre ellos en los vegetales de color verde, vegetales y frutas de color naranja y amarillo y en la yema del huevo.

Por ejemplo: las espinacas, las acelgas, el repollo, el nabo, los espárragos, el maíz, el brócoli, los guisantes, los berros, las coles de Bruselas, la calabaza, las zanahorias, los pimientos anaranjados y amarillos, el mango, el kiwi, el caqui, la nectarina, la papaya, las mandarinas, las naranjas, son alimentos ricos en zeaxantina.

Al ser una sustancia liposoluble, la zeaxantina necesita de grasa en la dieta para poder ser absorbida en el tracto digestivo, pudiéndose combinar por ejemplo, con aceite de oliva. 

Algunas personas no consumen suficientes carotenoides como la zeaxantina, por una deficiente ingesta de frutas y verduras en su dieta.

Igual que la luteína, la zeaxantina también puede tomarse en calidad de suplemento para el tratamiento de patologías oculares.

Una alimentación equilibrada y variada es fundamental para una buena salud visual, como también lo es realizar de forma periódica una revisión visual. 

Así que, por favor no dudes en acudir a un especialista. Es la mejor manera de prevenir, diagnosticar y tratar cualquier patología ocular.